Curar el trauma a través del arte

En enero de 2020, mi cuerpo se estaba rompiendo y no tenía ni idea de por qué.

Empezó con una pérdida drástica de peso, rechinar los dientes por la noche, dolores de cabeza constantes y dolores de estómago. No dormía por las noches y bebía demasiado. Estaba irritable, me peleaba con mis seres queridos y sentía la necesidad de aislarme. Mi único pasatiempo era ver Netflix. Cuando fui al médico con mi lista de preocupaciones, me eché a llorar porque no podía entender por qué sentía todo tan desordenado por dentro. Me diagnosticó depresión y me enumeró las opciones de tratamiento recomendadas.

Ya entonces lo sabía; su diagnóstico era sólo una parte del cuadro. 

Continuar leyendo
es_COES